1Desde hace tiempo, en Chile, estamos experimentado un creciente protagonismo del rol de la sociedad civil en el devenir del país.

Son constantes y recurrentes los sucesos en lo que vemos a ciudadanos que se organizan y emprenden iniciativas en torno a alguna situación que los inspira, conmueve o afecta.
Ciudadanía que en pos de un anhelo, opta por ser parte del futuro y no mirar desde la galería como éste se forja.

La participación ciudadana, en sí mismo, es un signo de madurez social y es una tremenda noticia para Chile. Es un poder que emerge con mucha más riqueza que el ir a votar en las elecciones, con mucho más compromiso que la mera queja. Es una fuerza amparada en valores como la dignidad, la creatividad y, muy especialmente, la solidaridad con un dominio que solemos olvidar: “el nosotros”.

Personalmente, admiro la Participación Ciudadana –sí, con mayúscula; vale decir, esa que va más allá de manifestar un desahogo o reclamar en un mal entendido derecho en “despotricar” contra todo y contra todos.
Casos como estos talentos destacados por YANChile, son testimonio de lo contrario: son esfuerzos sustantivos donde definitivamente mueven el umbral de lo posible, hacen ideas proyectos e impactan efectiva y positivamente “el nosotros”.

Para Katherine, Pablo, Ignacio, Felipe y tantos otros, el desafío es sustantivo. Pues deben ganarse un espacio. Lo que implica hacer las cosas con excelencia, de forma sostenible y con visión de largo plazo. A su vez, deben lograr que su energía inspire a muchos más que puedan ser creadores de nuevos proyectos que beneficiarán a más y más chilenos.

Todos, haciéndonos cargo nosotros también de “ese nosotros”, debemos apoyarlos, cuidarlos y aplaudirlos: ellos son un gran activo para nuestra convivencia y para nuestro desarrollo.

Jorge Domínguez
Fundador y Gerente General, Grupo Mi Voz.
Jurado YANChile